Herencia yacente, abierta y aceptada

Abogado Civil Testamentos Cerrados

Al hablar de la herencia de una persona la idea más común es hablar del reparto de los bienes del causante entre los herederos de éste. Puede hablarse de herencia yacente, herencia abierta, o herencia presunta.

Sin embargo, lo que se conoce como “herencia”, que es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones del causante que no se han extinguido con su muerte, puede encontrarse en situaciones muy dispares, o si lo preferimos, en fases diferenciadas, aunque no todas ellas se darán en todos los casos.

En un primer momento se encuentra la “herencia presunta o sin diferir” cuando no se ha producido todavía el fallecimiento del causante, o bien éste en su testamento impuso alguna condición para heredar que aún no se ha cumplido (llamada en estos casos “condición suspensiva”).

Tras la muerte del causante decimos que la herencia ya está abierta.

Una vez abierta y siguiendo los mecanismos de sucesión, la herencia entrará en situación de “herencia deferida” cuando alguien pueda hacerla suya en virtud de un llamamiento a su favor, ya sea por testamento o porque lo establezca así la ley en el supuesto de sucesión intestada.Abogados herencia yacente herencias sucesiones testamento salamanca

Herencia yacente

Tras producirse el llamamiento, la herencia pasa a ser “herencia yacente”, que se caracteriza por estar ya deferida a quien corresponde, pero no haber sido aún aceptada. Este período de tiempo que media entre la apertura de la sucesión y la adquisición de la herencia por el heredero puede ser debido a múltiples causas, desde haber nombrado heredero a un no-nato o nasciturus (y tener que esperar a que nazca con los requisitos que la ley exige para adquirir derechos) o a una persona jurídica que aún no está total y válidamente constituida, a que el heredero sea una persona desconocida o que el llamado a heredar no haya manifestado aún su voluntad, que es el caso de herencia yacente más frecuente. Durante este lapso de tiempo la herencia yacente se encuentra bajo administración.

Herencia aceptada

Finalmente, una vez que el llamado a heredar toma su decisión y manifiesta su voluntad (ya sea de modo tácito o expreso), dependiendo de cuál sea ésta, la herencia podrá encuadrarse en la categoría de “herencia aceptada” o “herencia vacante” si ha sido renunciada o no hay heredero, en cuyo caso pasará al Estado (según el artículo 956 CC).

Sea cual sea el momento en que se encuentre la sucesión, contar con el respaldo de abogados con sólidos conocimientos de Derecho Civil y de Sucesiones le permitirá, como heredero, defender sus derechos frente a otros, así como conocer las consecuencias de aceptar o renunciar a la herencia de su causante (adquisición de sus bienes, asunción de sus deudas, cumplimiento de obligaciones fiscales etc).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y ajenas para añadir funciones (redes sociales) y elaborar estadisticas anónimas (Google). Navegando acepta nuestra Politica de Cookies..

ACEPTAR
Aviso de cookies